loader image

El peligro de las temperaturas dentro de un coche

Ya sea para fines de semana de acampada, excursiones de un día a la playa o escapadas al campo, el auge de los planes en territorio nacional ha hecho que muchos de nosotros dependamos del coche para nuestras escapadas vacacionales. Este verano podría haber más personas que conduzcan, en lugar de utilizar otras opciones de transporte, debido a las restricciones de desplazamiento a otros países. Sin embargo, para algunas personas estos viajes pueden ser trágicos.

Cada año, niños y mascotas sufren golpes de calor mortales después de que los conductores los hayan dejado dentro de los coches, donde las temperaturas pueden superar rápidamente las que se experimentan en el exterior. Ford ha desarrollado una nueva tecnología diseñada para ayudar. La Alerta de Ocupante Trasero ofrece un simple recordatorio a los conductores para que comprueben los asientos traseros en aquellos casos en los que las puertas traseras de los pasajeros se hayan abierto al inicio de un trayecto.

El grupo de defensa KidsandCars.org señala que dejar a los niños en el coche y que los niños se queden atrapados tras acceder al vehículo por su cuenta son los principales riesgos de muerte por hipertermia (golpe de calor) e informa de que el cuerpo de un niño se sobrecalienta entre tres y cinco veces más rápido que el de un adulto. En Estados Unidos se producen 39 muertes al año de media, lo que supone una cada nueve días. Los casos en Europa son menos frecuentes, pero se han registrado muertes en Irlanda, Francia y Bélgica.

El calor también puede ser peligroso para las mascotas que se dejan en los vehículos. Entre 2009 y 2018, la RSPCA tuvo 64.443 incidentes reportados de animales y exposición al calor en Inglaterra y Gales. Según RSPCA Australia, un perro tarda solo seis minutos en morir en un coche caliente. Cómo funciona Los expertos aconsejan a los conductores que «miren antes de cerrar» para evitar dejar inadvertidamente a un niño o una mascota en el coche. La Alerta de Ocupante Trasero actúa como recordatorio en aquellas ocasiones en las que el conductor ha abierto las puertas traseras de los pasajeros al inicio de un viaje.

En estos casos, la tecnología se activa después de que el vehículo se haya detenido y se haya apagado el contacto. Se muestra una alerta visual en la pantalla central del vehículo durante diez segundos o hasta que se cancele. También se emite un aviso sonoro que recuerda al conductor que debe comprobar los asientos traseros antes de salir del vehículo. Además de alertar de la presencia de un niño o un animal, el sistema también podría recordar a los conductores si han colocado un objeto de valor en la parte trasera, como un ordenador portátil o un bolso que pueda correr el riesgo de ser robado si se deja atrás.

En Europa, la tecnología se encuentra en los modelos EcoSport, Fiesta, Focus, Galaxy, Kuga, Mondeo Hybrid, Puma, S-MAX, Transit y Tourneo Connect. También está disponible en el nuevo Mustang Mach-E*, totalmente eléctrico, que esconde más funciones inteligentes en su techo de cristal. Un revestimiento especial de vidrio ayuda a que el interior de los modelos Mach-E equipados con el techo opcional se mantenga más fresco en verano y más cálido en invierno.

Además, una capa interior entre los cristales ayuda a proteger contra los rayos ultravioleta. Un video muy revelador Para poner de manifiesto los peligros de los coches calientes, Ford encargó a un escultor de hielo la creación de un «bebé de hielo» y un «perro de hielo» y los colocó en el interior de un coche en sus instalaciones «Weather Factory» de Colonia (Alemania). En el exterior del coche, la temperatura se fijó en 35° C. Pero en 19 minutos, la temperatura en el interior del coche había subido a 50° C. Las esculturas de hielo empezaron a derretirse inmediatamente.

Para los vídeos, el escultor de hielo profesional creó la imagen de un bebé de 12 meses, chupando un chupete y sosteniendo un juguete, y la de un perro labrador de tamaño natural, con collar de perro, sentado dentro de una caja de mascotas en la parte trasera de un Ford Focus Wagon. Las pruebas realizadas en las instalaciones, donde Ford suele someter su gama de modelos a una serie de pruebas ambientales, demostraron cómo el efecto invernadero puede afectar a los vehículos.

La radiación de onda corta entra por las ventanas, rebota en los asientos y el salpicadero y calienta el vehículo. La Alerta de Ocupación Trasera llega en un momento en que la tenencia de mascotas está en auge. Desde el inicio de la pandemia de Covid-19, 3,2 millones de hogares del Reino Unido han adquirido una mascota

Compartir en:

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

Entradas similares

Juan Antonio Moya, nuevo jefe de prensa en Mazda Automóviles España

+

Aiways acelera su crecimiento

+

Nuevos modelos para el 2022

+